UN CAMBIO DE MENTALIDAD

Muchos expertos ya hablaban de una pandemia global hace varios años. A muchos los tacharon de locos y otros más conocidos, como es el caso de Bill Gates, de visionarios. 

Bill Gates, en 2015 en una charla TED comenzó hablando de que nuestro sistema: político, económico, sanitario no estaría preparado para estas crisis de esa embergadura…y qué gran razón tenía!. 

Muchos vieron esto como algo muy alejado de sus casas ya que, cómo íbamos a morir de un virus como el Ébola cuando pasaba a 15.000km de nuestros hogares??, eso es algo de países pobres o en vías de desarrollo, eso no puede ocurrir en una sociedad avanzada como es el caso de Europa o América del Norte, pero…está ocurriendo y, es más, está afectando directamente en nuestros hogares, en familiares, en conocidos, en amigos…está golpeando en nuestro sistema sanitario, en nuestro sistema económico y en nuestro sistema político y, lo que es peor aún, está afectando en nuestro conjunto como sociedad. 

Ahora que esos problemas «teóricos» se están convirtiendo en una realidad indeseable, tenemos que ser más fuertes que nunca y, sobre todo, tiene que haber un cambio de mentalidad como sociedad. No podemos seguir teniendo un sistema económico basado en el crecimiento exponencial que no importa lo que pase con tal de crecer, no importa con qué arrasemos con tal de generar beneficios y sobre todo, nos tiene que importar la gente. 

En este mundo tan globalizado, lo que mueven los productos y servicios son las personas, no las empresas en sí, una empresa no es NADA sin sus trabajadores, una empresa no puede fabricar sin sus trabajadores y, un país no puede generar riquezas sin su gente, por lo que tenemos que dar más importancia al bienestar de las personas que en el beneficio neto de las empresas. 

Está claro que si una empresa no genera riqueza, no puede crecer y no puede contratar a trabajadores, pero pasa lo mismo sin esos trabajadores, por lo que es una cadena que si falta un eslabón, no funciona. 

La robótica está avanzando a pasos agigantados y, cada vez son más las empresas que sustituyen a trabajadores por máquinas para las tareas más simples o más repetitivas, pero nunca podrán sustituir al ingenio humano, al valor humano, al sacrificio que estarían dispuestos hacer por llevar el «pan» a la mesa todos los meses, por lo que ese valor es el que quiero recalcar. 

Como sociedad tenemos que tener claro que las crisis son cíclicas, no son de una sola vez, se repiten a lo largo de los tiempos y, esta crisis actual del COVID-19, una vez pasada, será una más que tendremos que tener en cuenta para cuando venga la siguiente, que además, auguran que será más repetitivas ya que cada vez somos más personas en el planeta, cada vez más globalizados e interconectados. Lo que pase en África nos debería de importa mucho, al igual que lo que pase en Asia, América, Oceania o Europa, nos tiene que importar porque tarde o temprano nos va a repercutir en nuestro estado de bienestar. 

Dicho esto, tenemos que empezar a cambiar nuestro sistema agrario y de abastecimiento, no podemos depender de terceros países para conseguir productos de primera necesidad como son las frutas, verduras, hortalizas, carne y lácteos, no podemos permitir que porque unos se abastezcan dejen sin productos a otros, como está ocurriendo actualmente, no podemos permitir que las fabricas del mundo sea China o la India, tenemos que ser autosuficientes e intentar invertir en i+D para conseguir producir todo lo que nos hace falta de forma sostenible y local. Tenemos la tecnología para ello, pero tenemos las ganas?

Pongo el caso de UK, ya que tengo conocidos ahí que me comentan que ya están faltando algunas verduras u hortalizas esenciales en la alimentación como pueden ser el tomate, el pepino, la coliflor, el brócoli…  y es el principio de la crisis ahí, pero es una falta que ya hubo antaño… y parece que NO han aprendido nada, aunque hay que recalcar que en estos 5 últimos años, han hecho esfuerzos para minimizar esas faltas construyendo más invernaderos o locales de cultivo, están haciendo el cambio poco a poco de agricultura extensiva (obviamente falta de terreno de cultivo es un gran problema, como Japón) a agricultura intensiva controlada, es decir, se han dado cuenta de la demanda que está subiendo año tras año y, han empezado a dar soluciones al respecto, pero esos cambios no son inmediatos y, menos aún, inmediatos y rentables, que volvemos al punto inicial, si no es rentable mejor no hacerlo, no? 

Este problema, si no se hace nada, se va a ir agravando cada vez más, cada «crisis» que pasemos diezmará más empleos que están atrapados en técnicas arcaicas, basados en modelos económicos de otros tiempos, cuando éramos menos y la demanda más baja. 

Solución: Cambiar a toda costa nuestro modelo de producción basándonos en la tecnología actual y futura, olvidemos las técnicas tradicionales y aceptemos que la tecnología es nuestra amiga si se quiere y, eso, va directamente a los empresarios que por mucho que digan y muchos gestos que tengan comprando mascarillas o respiradores, tienen la culpa de muchos de los males que pasan ahora mismo ya que solo se fijan en las ganancias a corto plazo y no invierten a largo plazo. 

Obviamente el mercado lo manejan desde Wall Street, desde Zurich, desde La City londinense, desde Tokio… pero esos son meros especulares que viven en una realidad paralela a los demás mortales, esos flujos de dinero que ellos manejan son impensables para los trabajadores que están a su cargo y, llamarme conspiranóico si queréis, pero son esas mismas personas las que no son conscientes del daño que hacen a punta de «click» o si, pero les da igual, lo que quieren son beneficios inmediatos al coste que sea. 

Digo esto porque también como sociedad tenemos la responsabilidad de que el consumo sea más responsable, de que no se tire o malgaste tanta comida en épocas de abundancia, de que nuestro estado de bienestar individual sea prioritario a la salud de una sociedad conjunta y, sobre todo, que nos de igual lo que pase en otros países (o ciudades) y no tomemos ejemplo e implementemos acciones correctivas para evitar que nos pase a nosotros. Parece que NO APRENDEMOS NADA!, hasta que nos pasa. 

Ya acabo…

En España, que considero mi país (aun que haya nacido en otro a 12.000km de distancia) ya que llevo 30 de mis 34 años aquí, nuestro sistema está obsoleto, nuestra agricultura está desfasada, nuestros científicos no tienen fondos para incrementar el valor i+D nacional, nuestro personal sanitario no tiene medios suficientes antes crisis tan graves como la actual (y sin crisis tampoco!), nuestros políticos (TODOS!) son unos impresentables y no hacen más que echarse mierda unos a otros en vez de plantear soluciones, nuestros bancos a la mínima están pidiendo ayudas gubernamentales ya que aunque alardeen de ser fuertes, NO lo son, la educación es arcaica y mal gestionada y con cada vez hay más diferencias entre pública y privada, y eso hace que como sociedad no nos demos cuenta de los errores, ya que nuestros representantes del pueblo no cambian por mucha regeneración política que digan, parecen los mismos de antaño pero sin canas…todo es cíclico y se repite y repite y no hacemos nada!

Tenemos que avanzar, tenemos que estar unidos con un objetivo común que es el bienestar social colectivo y no individual, tenemos que dar herramientas a nuestro sistema para que ese avance se cumpla en un periodo corto, tenemos que creer más en nuestro producto nacional, no podemos depender de otros países para que esto funcione, tenemos que despertar como sociedad y exigir esos cambios y, España…se que puedes!

Volvamos a ser la huerta de Europa pero con mayor interés nacional, invirtiendo más en nuestras empresas, en nuestros autónomos, en nuestras pymes, y no en gigantes multinacionales que, aunque den mucho trabajo, empobrecen un país ya que no pagan los impuestos que corresponden y/o los derivas a paraísos fiscales o países donde tiene una fiscalidad más laxa y, pueden llevar al paro a miles de personas si algo no es rentable o no se cumplen las exigencias de cada año, volvamos a creer en nosotros y volvamos a ser autosuficientes. 

Daniel Morales

 

Deja una respuesta