ECONOMÍA CIRCULAR EN LA AGRICULTURA URBANA SOSTENIBLE

Esta semana se ha celebrado en Madrid la primera cumbre mundial del clima.

Mucho bombo pero pocas soluciones, mucha habladuría pero poca practicidad, pero bueno, paso a paso se conseguirá mayor concienciación a nivel individual que, en el fondo, es lo que tenemos que tener como ciudadanos del planeta Tierra.

Uno de los sectores más contaminantes es la agricultura que, además, año tras año se va incrementando exponencialmente debido al crecimiento demográfico y a la alta demanda de alimentos que se exigen, por no entrar en más detalles ya que también una de las mayores consecuencias del crecimiento demográfico incontrolado es la deforestación de nuestros bosques (productores de oxígeno y reguladores de temperatura), la desertización de la tierra y, la explotación y contaminación masiva de nuestros mares (el mayor productor de oxígeno y almacén de alimentos y medicinas).

Como ya sabemos todos, en 2050 se prevé que seamos 10mil millones de seres humanos (y vamos a buen ritmo) y, un 75-80%, se concentrarán en las principales ciudades de cada país, por lo que solo un porcentaje muy pequeño quedará “a cargo” de la producción de alimentos si se siguen con las técnicas tradicionales y, las grandes empresas por ahorrar costes, no invierten en tecnología para subsanar el problema.

Esto se podría revertir si, como una colmena de abejas se tratase, trabajásemos juntos dentro de las ciudades para obtener esos mismos alimentos que demandamos de forma sostenible y con el menor impacto ambiental posible pero, para eso, hay que cambiar mucho de mentalidad individualista que, desde el BOOM de la revolución tecnológica en los años 50-60, nos han implantado en las sociedades capitalistas de todo el mundo. Por lo tanto, no solo a nivel individual habría que cambiar si no que también a nivel de sociedad, pero para eso se tendrían que implicar tanto empresas como ciudadanos como políticos.

No vale de nada que todos los días hayan descubrimientos nuevos de materiales sostenibles y biodegradables si como sociedad NO los exigimos y, los políticos que son nuestros representantes elegidos democráticamente, no hacen nada al respecto y exigen a los grandes fabricantes que se implique y, estos últimos tampoco hagan nada por remediarlo ya que por ahorrarse unos céntimos en los costes de producción, no cambien sus sistema de fabricación para que los desechos que producen sean sostenibles o reconvertibles en energía (economía circular).

Hace poco estuve con un investigador del CSIC, Jose Antonio Pascual del CEBAS-CSIC (Murcia), visitando a un cliente mío productor de vinos ecológicos en La Mancha. Les presenté ya que mi cliente tiene unas ideas que se salen de lo normal…son ideas fascinantes y totalmente ecológicas para:

  • Producción 100% sostenible de alimentos
  • Aprovechar todo tipo de “desechos” o elementos gratuitos como el Sol, viento o agua de lluvia, en energía
  • Producción de hidrógeno para convertirlo en combustible para alimentar maquinaria agrícola y transporte dentro y fuera de sus parcelas y, también aprovechar ese hidrógeno producido como calefacción para los meses de invierno en sus invernaderos y hogar.
  • Por último, si la producción de hidrógeno fuese sobredimensionada, se podría vender a otras empresas o particulares a un precio muy barato (sobre 7€/Mw, 700 veces más barato que el combustible fósil).

Para que os hagáis una idea, el hidrógeno es fácilmente producible pero previamente hay que invertir en tecnología para generarla y almacenarla (eso es lo caro) y, lo único que genera es vapor de agua!! Cero emisiones de CO2, cero emisiones de metales pesados…nada solo vapor de agua.

Obviamente para abarcar todo lo que el quiere es necesaria una inversión fuerte y el retorno no es a corto plazo, pero es amortizable y, lo más importante, es sostenible y es una tecnología puntera que podría derivar en más descubrimientos para aprovecharla más eficientemente.

Si todas las grandes empresas tuviesen esa voluntad de cambiar como mi cliente, el mundo sería muchísimo mejor ya que generaría nuevos puestos de trabajo, nuevas investigaciones científicas, nuevas formas de autoabastecerse, sería el principio de un nuevo amanecer para el ser humano…en vez de destruir, transformar y adaptarse al medio.

Para terminar, me gustaría incidir mucho en la agricultura vertical en ambiente controlado ya que es una solución que es muy inteligente si se cuenta con los medios para abastecer la tecnología que hay dentro de las instalaciones, si no, es un grave problema también ya que el consumo de energía es muy alto por metro cuadrado pero muy eficiente en cuanto a gasto de agua.

En poco tiempo estará listo el primer almacén con cultivo interior en Madrid donde se realizarán cultivos en vertical con luces LED en ambiente controlado donde no se usarán fertilizantes minerales, si no orgánicos o agua pura, no se usarán pesticidas o herbicidas si no uso de luces UV para desinfección como prevención de patógenos externos que puedan entrar dentro de las instalaciones y, sobre todo, el uso eficiente de la energía y la disminución de la huella de carbono para abastecer las instalaciones mediante placas solares y, el suministro de sus productos a sus clientes en el mismo día del pedido o incluso en horas, eso solo lo está haciendo Amazon.

Eso hará un cultivo mucho más eficiente que el extensivo o regadío tradicional, estará a pocos kilómetros de la capital y, sobre todo, eliminará el factor de oxidación de los vegetales o hierbas que crezcan debido a la cercanía, por lo que los alimentos durarán más y con mejor valor nutritivo y sabor. Como dicen, la nueva forma de cultivar y comer es: “Del laboratorio al plato”.

Os iremos informando, según vayan avanzando, de estos dos proyectos tan innovadores en España.

Como sociedad debemos exigir productos de calidad y no conformarnos con lo que nos dan y, si somos tan inconformistas como a veces decimos que somos, deberíamos de “coger el toro por lo cuernos” y ser nosotros mismos lo que cultivamos o producimos nuestros alimentos, no todos obviamente por que es imposible, pero los básicos y con mayor valor nutricional.

Somos lo que comemos y eso, a día de hoy, es una frase que viene como anillo al dedo. Si no dejamos de comer “basura”, en basura nos convertiremos.

La era del cultivo vertical eficiente ha comenzado y, debemos hacer lo posible para acabar con las técnicas tradicionales que gastan recursos valiosos de forma masiva y sin control, gran ejemplo lo tenemos con lo que ha pasado en el Mar Menor (Murcia) o la sequía producida en el Parque Nacional de Doñana (Huelva) debido a los pozos ilegales de muchos agricultores sin escrúpulos. Muchos son escépticos pero la pura verdad es que ese problema ya se sabía, no era la primera vez que ocurría y seguirá pasando si no lo remediamos con nuevas tecnologías y formas de cultivo, pero como dije al principio de este artículo, si las grandes empresas no se implican y la política no exige que se cumplan las normas y, nosotros como sociedad, miramos a otro lado, estamos abocados al fracaso absoluto. Solo espero que las nuevas generaciones se estén dando cuenta de los errores que tenemos actualmente y den un “puñetazo” en la mesa y exijan la transformación de la sociedad antes de que nos carguemos más el planeta.

Daniel Morales

LEDSNPLANTS.COM

Cultiva eficientemente con tecnología LED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.